I) HISTORIA INSTITUCIONAL DEL SERVICIO PÚBLICO DE ELECTRICIDAD EN CORRIENTES

El servicio público de electricidad en las distintas ciudades de nuestra provincia comenzó su prestación a cargo de diferentes empresas y particulares, que sembraron la simiente que permitió alcanzar el desarrollo que hoy la infraestructura provincial presenta, el que debe ser acrecentado para posibilitar el desenvolvimiento de nuestra economía a través de un sostenido crecimiento agroindustrial que tiene -al sector energético- como pilar fundamental de su accionar. 

Haciendo un análisis retrospectivo sobre el desarrollo del servicio eléctrico de la provincia, nos encontramos que en la ciudad capital la "Compañía de Electricidad de Corrientes S.A." tenía a su cargo la prestación del servicio, según ordenanza Nº 225 del año 1927. Esta concesión fue revocada por la Intervención Federal del año 1944, que determinó la expropiación de todos los bienes de la firma concesionaria. 

En tanto, en la ciudad de Goya, hasta el año 1949 el servicio se encontraba a cargo de la Cooperativa de Electricidad de Goya y en Monte Caseros, hasta el año 1969, se compraba energía a Ferrocarriles Argentinos. 

Fue la Compañía Suizo-Argentina de Electricidad la prestataria del servicio, entre los años 1914 y 1959, en las ciudades de Curuzú Cuatiá, Mercedes, Paso de los Libres y Bella Vista. Por último cabe recordar que hasta el año 1959 en las ciudades de General Paz y Berón de Astrada, la firma Kupervaser era la encargada de explotar sus usinas. 

Esta incompleta enumeración, donde muchos pioneros y arriesgados empresarios de la luz escapan a la memoria, recuerda de algún modo a quienes con su dedicación y esfuerzo personal sentaron las bases de nuestro servicio público, permitiendo a nuestras ciudades transitar la era de la energía eléctrica. 

Todavía hoy está vigente en la retina de los viejos usineros aquella época en que el Sulzer, con sus tres pistones y sus 200 Kw, era la máquina base de nuestras principales usinas y el "carro", con uno o dos caballos y sus escaleras por estandarte, llegaba presuroso a cambiar el fusible de la familia usuaria que sintonizaba el radio teatro. Aquella época en que la Usina promocionaba la utilización del servicio mediante la venta de enseres electrodomésticos (plancha, calentador, cocina, radio) para acrecentar el consumo. 

Quedan en el recuerdo los célebres debates de los concejos deliberantes donde se trataba -una vez por año- el aumento tarifario, ya que la tarifa debía cubrir no sólo los requerimientos de la explotación sino también la expansión del servicio.

Es así que el crecimiento de la demanda, acompañada de la necesidad de desarrollo del servicio, tornaba cada vez más difícil la prestación, por el requerimiento de una inversión que las tarifas no posibilitaban, volviéndose los servicios deficientes.

Por ello, y ante la imposibilidad con que tropezaban los prestatarios de mejorarlos, la provincia se vio obligada a hacerse cargo de los mismos, revocando las concesiones otorgadas.  

 

II) PARTICIPACIÓN DE LA PROVINCIA EN EL DESARROLLO DE LOS SERVICIOS 

Es así que por Ley Nº 1570 sancionada el 21 de diciembre de 1950, se crea la "DIRECCIÓN PROVINCIAL DE ENERGIA como organismo técnico administrativo dependiente del Ministerio de Hacienda, Obras Públicas y Economía, con el carácter de Empresa del Estado Provincial para entender en todo lo referente al Servicio Público de Energía Eléctrica". 

Es dicha ley la que declara como servicio público provincial el suministro de energía eléctrica en todo el territorio, poniendo a cargo de la provincia su prestación derivada de las "usinas recuperadas, las que se instalen en el futuro y las que perteneciendo a esa fecha a Concesionarios sean recuperadas oportunamente". 

Es en este período en que la Dirección Provincial de Energía construye las usinas térmicas de Colonia Liebig, Sauce, Santo Tomé, Gobernador Virasoro, Loreto y San Miguel, encargando la prestación del servicio a entes cooperativos e iniciando el desarrollo energético provincial, que se caracteriza por la habilitación de un importante número de centrales térmicas que abastecen los requerimientos del interior. 

A partir del año 1960 se comienza la construcción, por parte de la provincia y través de su Dirección Provincial de Energía, de las primeras líneas de Media Tensión que surcan el territorio correntino. Vale recordar a todos aquellos que a fuerza de sacrificio, con precarios medios y aún antes de que la cinta asfáltica llegue, construyeron la línea de 33 kV que cubrió los tramos a Empedrado y de allí se prolongó hasta Saladas, obra concluida en el año 1969. 

Esta etapa comprende la ejecución de obras destinadas a promocionar el desarrollo del servicio eléctrico, donde el objetivo fundamental era llevar el beneficio de la energía a todos los rincones de la provincia. Esto se logró con un gran esfuerzo, no sólo económico sino también personal, de aquel grupo de entusiastas profesionales, técnicos y obreros que, con acendrado espíritu y vocación de servicio, posibilitaron la concreción de estas obras. Vale recordar los nombres de los ingenieros Méndez, Marder, Vila, Balderiote, Gómez Vara, Veglia y tantos otros que escapan a nuestra memoria, y que aún hoy siguen luchando desde distintas trincheras por el desarrollo energético de nuestra provincia.  

 

III) PERIODO DE FUNCIONAMIENTO DE LA DIRECCIÓN PROVINCIAL DE AGUA Y ENERGÍA -DIPAE- 

Con fecha 23 de diciembre de 1966 y por Ley N° 2807, se crea la Dirección Provincial de Agua y Energía que tenía por objetivo "la promoción, estudio, proyecto, ejecución y/o explotación de Obras y Servicios de aprovechamiento energético, hídrico o saneamiento, incluso las obras de provisión de agua y desagües cloacales, industrias, pluviales y obras sanitarias en general y aquellas de generación, transporte, distribución, comercialización de energía eléctrica, como así también la coordinación de las obras y servicios precitados prestados por terceros". 

Es durante la vigencia de dicho régimen que la DIRECCIÓN PROVINCIAL DE AGUA Y ENERGIA tuvo a su cargo la prestación del servicio público de electricidad en todas las ciudades de la provincia, a excepción de Capital, Goya, Yapeyú e Itatí, que se encontraban a cargo de la Empresa de Agua y Energía de la Nación. También bajo la vigencia de dicha ley se desarrolló el Plan Nacional de Abastecimiento de agua potable para Comunidades Rurales, llegándose a cubrir 30 localidades del interior de la provincia, incluidas las cabeceras departamentales. 

Muchas son las acciones concretadas en el período de actuación de la DIPAE, donde se materializó un importante número de interconexiones en 33 kV y 13,2 kV, como así también sus correspondientes Estaciones de Rebaje. Datan de este período -entre muchas otras- las líneas de interconexión en 33 kV Bella Vista-San Roque, Monte Caseros-Mocoretá, Santo Tomé-Virasoro, Mercedes-Yofre-Chavarra, etc. Y las Estaciones Transformadoras de Goya, Bella Vista, San Roque, Empedrado, El Sombrero y Corrientes Capital. 

También esta época contó con un entusiasta núcleo de profesionales que, sumándose a quienes los precedieron, continuaron su derrotero, entregando sus esfuerzos para acrecentar la infraestructura eléctrica de nuestra provincia. A título de merecido homenaje debemos recordar a los ingenieros Retes, Blanco, Espriú, Fidanza, Dolder, Zalda y otros tantos, que siempre acompañados por el espíritu de servicio de todos y cada uno de los integrantes de la Dirección, concretaron esta etapa del quehacer eléctrico en la provincia.  

 

IV) ETAPA DE PRESTACIÓN EXCLUSIVA POR AGUA Y ENERGÍA DE LA NACIÓN

Con fecha 29 de diciembre de 1971, se suscribe entre la Provincia y Agua y Energía Eléctrica -Empresa del Estado- el convenio por el cual aquella le otorga a esta última la tenencia y el uso de sus instalaciones, muebles e inmuebles afectados a la prestación del servicio público de electricidad, que es asumida desde entonces con exclusividad por dicha Empresa Nacional en todo el territorio Provincial. No obstante ello, la Provincia conservó su carácter de Organismo Planificador de las necesidades eléctricas provinciales, ejecutando un importante número de obras, que tuvieron como principal destinatario la alimentación a importantes sectores rurales, iniciándose así el desarrollo de la electrificación rural de nuestra provincia. 

Así fueron favorecidas con el beneficio de la energía eléctrica las comunidades rurales de las Colonias de Mocoretá, San Andrés, San Gregorio y Libertad en el departamento de Monte Caseros, Santa Rosa, Concepción, Guayquiraró, Libertador, Villa Olivari, Yataiti Calle, etc., y se dotó de energía a los nucleamientos poblacionales de Palmar Grande, Torrent, Lomas de Vallejos e Isla San Antonio en Apipé. 

Pero debemos destacar que corresponde a este período la ejecución de las obras que dotaron a la provincia de una nueva fisonomía eléctrica, como son las líneas de 132 kV que enlazaron las localidades de Monte Caseros, Curuzú Cuatiá, Mercedes y Paso de los Libres, dando forma al sistema eléctrico del sureste correntino que, a través de estas realizaciones, se vio interconectado con la Central Hidroeléctrica de Salto Grande. 

La concreción de estas obras posibilitaron contar - en su zona de influencia - con una oferta de energía que no sólo cubre la demanda, sino que está dotada de la reserva necesaria para asegurar, desde el punto de vista eléctrico, el anhelado desarrollo industrial de nuestra provincia. A su vez ello significó mejorar la explotación del servicio mediante las economías necesarias que permitirían a nuestra empresa el autofinanciamiento de su gestión. 

 

V) SITUACIÓN ACTUAL DE LA DIRECCIÓN PROVINCIAL DE ENERGÍA 

Los servicios eléctricos de la Provincia de Corrientes fueron prestados durante nueve años (desde 1972 hasta 1980) por Agua y Energía, como consecuencia del referido Convenio de Transferencia en uso y tenencia. El 10 de setiembre de 1980, la Resolución conjunta de los Ministerios de Economía-Interior, y por aplicación de la Ley Nacional 18.586, se dispone la devolución de los servicios a las provincias, lo que se concretó en el Convenio de fecha 10 de julio de 1980, ratificada por Ley Provincial Nº 3558/80. 

Para poder cumplir con la prestación del servicio público transferido, el Gobierno de la Provincia de Corrientes creó la Dirección Provincial de Energía por Ley Nº 3588 del 2 de Diciembre de 1980, como ente autárquico con dependencia funcional de la Secretaría de Estado de Obras y Servicios Públicos. 

La DPEC se integró con personal de dos Direcciones Provinciales que fueron suprimidas: la Dirección de Energía y la Dirección de Servicios Eléctricos; y con personal de la Divisional Corrientes de Agua y Energía que aceptó su transferencia a la provincia. 

De acuerdo con el Art. 3 de la Ley, su objeto es la promoción, estudio, proyecto, ejecución y/o explotación de obras y servicios de aprovechamiento energético, así como la generación, transporte, distribución y comercialización de energía eléctrica, y la coordinación de los mismos servicios prestados por los terceros. 

El segundo párrafo del citado Art. 3 convierte a la Dirección Provincial de Energía en la ejecutora de las decisiones en materia energética cuya competencia pertenecía a la entonces Secretaría de Estado de Obras y Servicios Públicos. 

La asunción por parte la Provincia de Corrientes de la responsabilidad de la prestación de este servicio tan importante, determinó la necesidad de contar con un organismo especializado, ágil y dinámico, dotado no sólo de los recursos económicos adecuados, sino también de las potestades legales necesarias para posibilitar el cumplimiento de sus fines, de tal suerte que constituya no sólo el instrumento idóneo de la Política Energética del Gobierno Provincial, sino también que se transforme en el factor que asegure el crecimiento del mercado consumidor y posibilite el desarrollo económico-social de sus comunidades. 

Fechas Importantes

Adjuntos

     
     
    DPEC Dirección Provincial Energía Corrientes
    Junín 1240 en Corrientes (Capital)   Corrientes Capital   Corrientes   Argentina